FCI

NOSOTROS

Desde siempre nuestra familia se ha preocupado de manera muy especial de los perros y su cría. En un principio, nuestra pasión se centró en el pastor alemán, de los que nos declaramos unos verdaderos incondicionales. Sin embargo todo cambió hace unos años cuando llego a casa, casi por casualidad, un nuevo inquilino .Venia de Holanda y en realidad nos lo presentaron como un pastor alemán un tanto peculiar.

Desde el principio quedamos cautivados por su prodigiosa pose y su blanco pelaje. Nos interesamos por el fantástico ejemplar que ahora formaba parte de nuestra familia y descubrimos que en realidad, Bit que así se llamaba, era un Pastor Blanco Suizo y que estaba reconocido como tal por la F. C. I. Pero nuestro hallazgo se confirmó mucho antes de constatar esta información, Bit era un perro completamente distinto a todos cuantos habíamos tenido. Su carácter equilibrado, afable, dócil y su gran paciencia con los niños fueron los primeros indicios.

Siempre estaba pendiente de nosotros, con unas ganas de aprender enormes y una facilidad fuera de lo normal. Fue por ello, por lo que emprendimos nuestro camino, con el firme propósito de dar a conocer esta raza en nuestro país.

Nuestra intención es perpetuar una línea única, por lo que actualmente nuestra manada la componen 15 pastores blancos llegados de diferentes partes del mundo y otros ya nacidos en nuestra casa incluso terceras generaciones. Esto quiere decir que después de todos estos años, hemos conseguido perros que poseen las características que buscamos. Y que con este numero de perros si podemos decir a día de hoy que seleccionamos todos y cada uno de los cruces, buscando una línea muy concreta que define al criadero de Real del Ocejón.

Jamás concebiremos este maravilloso camino como una simple fábrica de perros, llena de jaulas y de animales que crecen sin cariño, encerrados la mayor parte del día. Para nosotros ellos forman parte de nuestras vidas, convivimos día a día con ellos, nos acompañan en nuestras frecuentes salidas a la montaña y son los protagonistas de cualquier evento familiar que desarrollamos en nuestra casa jugando y disfrutando con los niños.

Tenemos un criadero familiar , centrado en un ambiente nada convencional en cuanto a lo que rodea al concepto de criadero tradicional. Nuestros perros viven en libertad, sin jaulas, en una parcela de 10.000 metros cuadrados en la zona norte de Madrid. Gozan de una salud extraordinaria y una gran resistencia física, lo que se consigue con un ejercicio moderado en la montaña desde que son cachorros y por supuesto una alimentación acorde con la edad y estado físico de cada uno de ellos.

Para conseguir estos resultados contamos con la inestimable colaboración de nuestros veterinarios de confianza y varios educadores caninos de reconocido prestigio y con una experiencia más que contrastada.

Por último, permítanme agradecer a todos aquellos que durante estos años han colaborado con nosotros para hacer realidad un sueño: El nuestro.